Diferencia entre aprobación y el aprecio de los demás

Diferencia entre aprobación y el aprecio de los demás

Posted by in Motivación

Durante varios años he trabajado ayudando a resolver diferentes conflictos a distintas personas, parejas, familias y a socios de negocios, a menudo he tenido que hacer frente a las dificultades que se les presenta a los individuos cuando están confundidos acerca de la diferencia entre la aprobación y el aprecio. ¿Alguna vez te preguntaste acerca de la diferencia entre la aprobación y el reconocimiento? La mayoría de nosotros no nos pusimos a pensar sobre ello, pero si lo hacemos, nos damos cuenta de que cuando recibimos solamente la aprobación en lugar de tener el reconocimiento, nos sentimos diferentes, para ello hay varias razones.

La aprobación es cuando otra persona te califica como buena persona para determinada cosa o puesto de trabajo, esto nos produce cierto control sobre nosotros mismos, esto es inconsciente porque tiene un resultado directo sobre nuestra mente, esperamos que la otra persona siga haciendo lo que queremos como resultado de esa aprobación. La autorización se supedita a que el otro sujeto nos permita o no realizar determinada cosa de la forma en desea o espera que se concrete.

El aprecio, es por el contrario, lo que ofrecemos desde dentro de nuestro corazón, desde un lugar amoroso, es lo que yo llamo amor adulto. Se ofrece de manera espontanea a medida que los sentimientos de alegría, de asombro o el amor en la relación con el otro se transforma en una manera de ser.

El reconocimiento tiene mucho más que ver con la esencia de una persona que con su rendimiento personal. Con el reconocimiento estamos apreciando lo que realmente es una persona, el resultado de sus actitudes de vida, no estamos viendo su trabajo o su desenvolvimiento. Hay un apego a los resultados, no hay expectativa de lo que el otro debe ser.

El reconocimiento es un verdadero regalo.

Cuando alguien dice que quiere su reconocimiento o no se siente apreciado, lo que realmente está buscando es la aprobación. Esta es la parte herida del sujeto, que no siente que es observado y apreciado por sus semejantes, necesita tener estas dos condiciones para sentirse digna de estar dentro de ese círculo de personas. Él tiene una necesidad interior de ser visto, entendido y apreciado, tiene una actitud de tirar de los demás para conseguir esta necesidad insatisfecha.

Cuando oigo a alguien decir que no se siente apreciado, es que en realidad su esencia, su niño interior, no se siente visto y amado por su adulto interior.

Cuando nosotros nos cuidamos, nos damos atención y nos concedemos nuestro propio reconocimiento de lo que realmente necesitamos, y luego recibimos el aprecio de los demás, esto se siente maravilloso, es la guinda del pastel, pero no es la torta en sí. Cuando queremos la torta, debemos mirar hacia adentro de nosotros mismos y reconocernos, admitir que hemos entregado a los demás toda nuestra esencia, de esta manera vamos a obtener la validación de nuestros valores personales y de nuestra capacidad de amar.

Cuando compartimos algo con alguien pero es con la intención de obtener la aprobación, atención o reconocimiento de esa persona en realidad lo que queremos es que valide lo que queremos demostrar. Pero si en realidad tomamos otro tipo de actitud, o sea compartir algo sin intención de validación, lo que vamos a sentir es realmente un gran regocijo, es como un regalo. Esto se ilustra claramente en una maravillosa película, El indomable Will Hunting, donde el terapeuta que es interpretado por Robin Williams, tiene como paciente a Matt Damon, quien es un joven genio, que tiene en su cabeza mucha información, pero tiene una actitud altanera y resistente a tener sentimientos por alguien, el terapeuta trata de ayudarlo a que tenga una apertura hacia su propio dolor.

Todos podemos desafiarnos a nosotros mismos, ser conscientes de nuestras intenciones cuando en realidad nos estamos retroalimentando de la energía positiva de los demás, pero esto ¿es un verdadero regalo o tiene ciertas ataduras? O podemos tomar otro tipo de actitud, compartir con los demás cosas sobre nosotros mismos, entonces ¿tenemos una actitud de dar o estamos intentando conseguir algo?

Estas dos actitudes, dar y conseguir no son lo mismo, porque son personas las que están en el otro extremo de la fuerza, conseguir lo que queremos de los demás solo nos hace sentir bien por un momento, es agotador para nosotros mismos tratar de obtener de los demás lo que tenemos que estar dando nosotros a los otros individuos.

Dar el reconocimiento a los demás y realizar un intercambio de nosotros mismos con ellos, nos va a permitir brindar cariño sin necesidad de recibir nada a cambio, esta actitud  se siente maravillosa y estimulante para nosotros y para las personas que nos rodean.

Tal vez te interese leer

Tags: , , , , ,

One Response to “Diferencia entre aprobación y el aprecio de los demás”

  1. Monica Diaz

    04. ene, 2010

    Como bien dices “es agotador para nosotros mismos tratar de obtener de los demás lo que tenemos que estar dando nosotros a los otros individuos”. No hay sustituto para la autoestima, pero incluso lo que damos a los demás o esperamos de ellos es nuestra propia decisión. Se me dificulta aceptar a los demás si no me acepto a mi mismo y vice versa. Así que es buena práctica distinguir cómo trato a los demás porque me dice algo de cómo estoy conmigo misma. Gracias por tu interesante tema. Un saludo.

    Reply to this comment

Leave a Reply

Get Adobe Flash player