¿Qué voy a hacer con el resto de mi vida?

¿Qué voy a hacer con el resto de mi vida?

Posted by in Éxito Personal

Cambios inesperados en la vida. Prever las transiciones. Largas noches sin dormir. ¿Qué tienen estas tres cosas en común? La capacidad de provocar una de las preguntas más inquietantes dentro de la biblioteca de la introspección del ser humano:

“¿Qué voy a hacer con el resto de mi vida?”

Si bien no se puede pretender dar una respuesta a esta pregunta porque nadie la puede responder más que la persona que se cuestiona, se puede ofrecer algunos consejos básicos sobre cómo asegurarse el futuro de manera brillante como el primer día de clases.

Tómate tiempo para crear un mapa

Con demasiada frecuencia, cuando nos enfrentamos con una decisión tan importante en la vida, o incluso no tan grande, tendemos a tomar la primera opción decente que se nos presenta o permitirnos que las circunstancias sean las que elijan por nosotros de forma predeterminada, posponiendo la decisión hasta que la corriente de los hechos nos lleve inexorablemente hacia donde ella nos dirija, hacia un punto de inflexión. Como te podrás imaginar, esto no es la mejor manera para conseguir lo que uno quiere en la vida. Pero a las opciones que nos enfrentamos pueden ser tan divergentes o nos pueden resultar tan similares, que es difícil saber cuál de ellas hay que tomar. ¿No sería genial si tuviéramos algún tipo de hoja de ruta que nos ayude a saber que camino hay que seguir?

A continuación te presento cinco preguntas que todo el mundo se tendría que hacer antes de comenzar con cualquier toma de decisión nueva. Las respuestas a estas preguntas, las debes utilizar para orientarte en las decisiones y en las acciones que debes emprender. Cuando la elección te acerque, solo las tienes que comparar con las distintas opciones y con tus deseos. Elige la que te acerque o te lleve lo más cerca posible a tu destino, a tus metas y deseos.

1. ¿Qué significa el éxito para mí?

Se muy específico en esta pregunta “quiero ser rico”, no es una respuesta, ¿Qué quiere decir “rico”? ¿Estás pensando en una cifra determinada? Y si es así, ¿Por qué? ¿Este término “rico” es un sustituto de ciertas libertades y oportunidades que luego viene el dinero? ¿Te estás perdiendo de otras vías alternativas?

Algunas respuestas alternativas que sean más específicas para “quiero ser rico”, depende de cada persona, una de ellas puede ser: “quiero tener suficientes ingresos para cumplir con mis responsabilidades financieras actuales sin esfuerzo, además de disponer de tiempo y dinero que me sobre para viajar” o “quiero ser capaz de pagar cómodamente un buen estilo de vida en Nueva York” o “quiero pasar 3 días a la semana en mi casa con mis hijos”, etc…

Debes tratar de llegar a por lo menos tres respuestas a la pregunta de qué significa el éxito realmente para ti. Con cada una de las respuestas estas reflejando una faceta diferente de lo que te hace sentir tener una vida verdaderamente exitosa. Debes mantener el tema del dinero con una sola declaración, con una cifra especifica. Después de todo, la realización personal, tanto espiritual como los valores personales, se pueden resolver y adquirirlos pero no a través del dinero, ese es un trabajo personal interno que va más allá de lo monetario.

Uno de los mayores obstáculos para el éxito es que la mayoría de nosotros nunca hemos explorado conscientemente lo que eso significa, aparte de una idea vaga y nebulosa de la fama, de la fortuna o el éxito mundano. Saber lo que realmente significa el éxito para ti, lo que esperas o imaginas que estas definiciones genéricas del éxito te pueden ofrecer y cómo quieres buscar las cosas físicas en la vida, te permite analizar las opciones con mayor precisión.

2. ¿cuáles son mis necesidades no negociables?

Haz una lista de todas las cosas que te imaginas que pueden ser los parámetros ineludibles de una vida exitosa y agradable. Por ejemplo, familiares, viajes, no tener deudas, tener un ambiente de trabajo agradable, las condiciones sociales, contribuir con la sociedad, la participación espiritual, el éxito público, el amor, el entusiasmo, la comodidad, y puedes agrandar la lista hasta donde tu quieras, se tiene que relacionar con tus necesidades más legítimas, que si no están presentes te crean un ambiente de estrés y de falta de autonomía en tu vida. Saber a lo que no estás dispuesto a prescindir, hace que los valores relativos hagan la diferencia entre las opciones y que sean más clara para ti a la hora de decidir.

3. ¿cuáles son mis limites no negociables?

Escribe otra lista con todas las cosas que no deseas que estén presentes en tu vida. Si la idea de trabajar en un entorno donde la jerarquía es importante, y a ti te hace mal, entonces escríbelo. Si no soportas la idea de vivir en un clima frio, añádelo. Si conoces lo que no toleras, entonces las opciones que se te presenten van a ser más fáciles de elegir. Además te permite establecer las normas y políticas sobre quién y qué cosas vas a incorporar a tu vida. También que normas de comportamiento quieres y cuales no vas a tolerar a tu alrededor.

4. ¿cuáles son mis valores fundamentales?

Pasa algo de tiempo en la búsqueda dentro de tu interior para poder escribir una lista de cuáles son tus valores básicos, para que modeles tu vida en torno a la persona que quieres ser y te permitas vivir una vida plena. Si eres el tipo de persona que valora la honestidad, la sinceridad, la ecología y aprecias a tus semejantes o si te gusta estar en la comodidad de tu casa, con tu familia y compartir momentos agradables. Saber lo que realmente significan tus valores, es un componente vital para que puedas tomar buenas decisiones.

5. ¿cómo quieres que te recuerden?

¿Qué legado quieres dejar a tus seres queridos? ¿Qué quieres que la gente diga sobre tu vida o como persona? ¿Cómo quien quieres ser recordado? ¿Qué te gustaría que en tu obituario diga sobre ti? Saber dónde quieres terminar tus últimos días de vida, esto también te permitirá poder definir quien quieres ser a lo largo de tu vida.

Hay tres puntos clave que se debe tener en cuenta cuando una persona se tiene que enfrentar a la toma de decisiones para cambiar la vida.

A. Mira antes de saltar.

En la vida también se usa un refrán que se utiliza en marketing “compra ahora antes de que esta oportunidad se haya ido”, es como si te dijeran, “compra ahora, antes de que tengas tiempo de leer las letras pequeñas”. Es cierto que si lo llevamos a tiempo real, las ofertas de la vida hacen, en algunos momentos, entrar en razón. Pero si tienes establecido una buena base de decisiones, que están bien pensadas y tienes énfasis antes de que esto suceda, contarás con la presencia de tu mente y de tu fuerza de voluntad para saber cuándo puedes ir por ese camino o cuando lo tienes que dejar de lado. Así podrás diferenciar entre una buena oportunidad y un pasatiempo.

B. La vida ya no es un evento donde hay una oportunidad por persona.

Los tiempos son definitivamente para el cambio, y una de las mejores cosas que se produce en ese cambio es que la gente también cambia y que es un proceso normal, que se espera ese cambio. La carrera o la vida que uno tiene a los 20 años no es la misma que cuando uno tiene 45 años, ya no se utiliza el mismo vestuario ni el estilo de vida. A veces esto no es más que el resultado de un proceso normal de evolución personal que va de acuerdo a la edad y a la madurez, pero a veces se produce de repente, en respuesta a la realidad que lo circunda y a las transiciones del cambio de vida, como puede ser, pasar por un evento traumático, la pérdida del trabajo o casarse.

Sin embargo el cambio se produce y no pide permiso, para esto se debe estar preparado para ir junto con esa corriente. No te preocupes si piensas “y todo el tiempo que pase en la universidad y ahora…” o “que dirán mis amigos y familiares sobre…”. En el primer caso, no hay paredes ni educación que pueda evitar los cambios, las experiencias de vida son un cien por ciento transferibles a nuevas situaciones y se puede adaptar a los cambios. En el segundo caso, bueno, si realmente te quieren entonces querrán que tú seas feliz, sino ¿a quién le importa lo que piensen? No son ellos los que tienen que vivir esta vida, sino tú.

Además de este cambio, esto es la advertencia de no negociar una buena vida que puedes tener ahora, por ese famoso dicho “mañana será mejor”, porque esto gasta tu vida, te transformas en una especie de zombie porque odias a tu trabajo pero por la promesa de una buena jubilación eres capaz de tolerarlo. Con demasiada frecuencia, el dicho “mañana”, si alguna vez viene, no siempre es mejor que el “ahora” porque lo estás perdiendo. A menudo el estrés de vivir una vida infeliz te puede producir una incapacidad emocional, mucho antes de lo que puedas imaginar el famoso “mañana”.

C. Tratando de encontrar un verdadero propósito.

Todos estamos en esta vida para cumplir un propósito o distintas razones, ya sean grandes o pequeñas, pero la mayoría de las veces, no se comprende o no nos damos cuenta de que ya hemos participado en un gran número de ellas, hasta después de que se convierten en un recuerdo lejano. Pasar demasiado tiempo tratando de adivinar el “verdadero propósito” en la hoja de la vida, puede llevar toda tu atención y energía, alejándote de crear el tipo de vida que realmente quieres.

Vivir este tipo de vida, te asegura de que puedas ser quien quieres ser y llevarte a donde deseas estar, cumpliendo con cualquier tipo de propósito, mientras que al mismo tiempo te proporcione un maravilloso y gratificante “resto de tu vida” que está en proceso.

Sacar el máximo provecho de la vida no es vivir “bien” sino tratar de vivir en plenitud. Aprende a dirigir conscientemente tu vida hacia la dirección que quieras ir, tomando la decisión de vivir tu propio sistema de valores y deseos, asegurándote de que obtengas el máximo provecho de que los días se limitan y que cuando llegue el momento de que hagas una revisión de la hoja de tu vida, el espectáculo será, sin dudas, digno de apreciar y pagar el precio de admisión.

Tal vez te interese leer

Tags: , , , , , , , , ,

No comments.

Leave a Reply

Get Adobe Flash player